Medio ambiente

Los insectos, una alternativa sostenible

El crecimiento demográfico, la urbanización y el crecimiento de la clase media han aumentado la demanda de alimentos a escala mundial, especialmente de las fuentes de proteínas de origen animal. La producción tradicional de piensos animales, como las harinas de pescado, la soja y los cereales, debe intensificarse aún más en términos de eficiencia de recursos y ampliarse mediante el uso de fuentes alternativas. En 2030 tendremos que alimentar a más de 9.000 millones de personas, además de a los miles de millones de animales que se crían anualmente con fines alimentarios o recreativos y como mascotas. Por otra parte, los factores externos como la contaminación del suelo y del agua debida a la ganadería intensiva y el sobrepastoreo están provocando la degradación de los bosques, lo que contribuye al cambio climático y a otros impactos ambientales destructivos. Debemos investigar soluciones para estos problemas y ponerlas en práctica.

Una de las muchas vías para abordar la seguridad de alimentos y piensos es a través de la cría de insectos. Los insectos están en todas partes, se reproducen rápidamente y poseen tasas elevadas de crecimiento y conversión de piensos, además de un reducido impacto ambiental durante su ciclo de vida. Son nutritivos, ya que contienen niveles elevados de proteínas, grasas y minerales. Pueden criarse aprovechando diversos flujos de residuos, como los residuos de alimentos. Además, pueden consumirse enteros o molidos, en forma de polvo o pasta, e incorporarse a otros alimentos. El uso de insectos a gran escala como ingrediente en la composición de piensos es técnicamente viable, y en diversas partes del mundo ya hay empresas consolidadas que están a la vanguardia en este sentido. La utilización de insectos como materia prima para la acuicultura y la alimentación de las aves de corral probablemente sea más frecuente durante la próxima década.

pass-the-honey-U1vZ2tRr9SQ-unsplash

Una alternativa sostenible a la proteína tradicional

Los insectos son muy eficientes a la hora de transformar el alimento en masa.
Los insectos pueden criarse en granjas verticales, lo que ahorra espacio y previene la deforestación.
Los insectos solo necesitan una pequeña cantidad de agua para crecer.
Los insectos son excelentes a la hora de convertir residuos en proteínas de alta calidad.
Los insectos solo generan un pequeño porcentaje de gases de efecto invernadero.
Los insectos son una poderosa herramienta que nos ayuda a cumplir los ODS.

Comprometidos con la agenda 2030

Hambre cero
Los insectos, por su escaso uso de los residuos, su alto contenido en proteínas y hierro y su capacidad para la cría. Son una poderosa herramienta para acabar con el hambre.
Industria, innovación e infraestructura
El mercado de los insectos es nuevo y es nuestra obligación hacer crecer esta industria creando nueva infraestructura mediante el estudio y la innovación.
Comunidades y ciudades sostenibles
Con su capacidad de aprovechar los residuos orgánicos y transformarlos en productos con valor. Los insectos nos ayudaran a conseguir este objetivo.
Producción y consumo responsables
La adición de los insectos en el mercado mundial favorece la diversidad de productos y ayuda a complementar las fuentes tradicionales de proteína.